La caza la considero una actividad cinegética y no un deporte; en el deporte casi siempre existe una competencia entre participantes. Esa competencia hace que muchos cazadores se olviden de lo que es ser un cazador y crean que el que más piezas tenga colgadas en su cinturón será mejor cazador. Yo la considero una actividad cinegética y también que somos un depredador mas ante las especies cinegéticas. La diferencia radica en que nosotros debemos hacer una gestión cinegética bien controlada para poder practicar la caza y al mismo tiempo no perjudicar las especies cinegéticas y no cinegéticas de nuestros montes, preservando así la biodiversidad para nuestros descendientes.
La administración hace tiempo tomo la decisión de delegar la responsabilidad de la caza en unas asociaciones de cazadores llamados cotos y después llegaron los tecores que lo único que les diferencia de los cotos es su extensión de terreno.Tanto los cotos como los tecores deben pasar una información sobre el estado, mantenimiento, mejoras, etc. del terreno que se les fue concedido por la administración.Esta información presuntamente está manipulada y con datos erróneos que benefician a los cotos o tecores. Creo que si los cotos o tecores funcionasen como dice la ley de caza y para lo que realmente fueron creados; estoy convencido que harían un gran servicio a la caza, a los cazadores y a nuestra biodiversidad. Los motivos por los que creo que no funcionan son los siguientes:Directivas y presidentes sin los mínimos conocimientos, solo con afán de protagonismo y sin escuchar a los demás.Los socios no asisten a las asambleas y critican fuera de ellas.A los socios solo les importa que abra la temporada de caza e ir al monte a tirar tiros.Los pocos socios que se atreven hablar en las asambleas son criticados y a veces hacen enemigos solo por exponer sus comentarios o quejas.Los cazadores gallegos creen que por pagar las cuotas no tienen por qué trabajar en la gestión del tecor o coto. Quizás poniendo cada uno su granito de arena en la gestión y mantenimiento del coto o tecor las cosas mejorarían.La gente seria y responsable que sería idónea para ser presidente o miembros de las directivas no se presentan. Cuando en los tecores piden que se pongan presidentes y directivas esta gente seria no se presenta; pues entiendo que un presidente debe contar con socios serios y responsables cosa que no ocurre en nuestros tecores o cotos.
Presentándose así gente que lo único que busca es protagonismo y sin conocimientos que es lo más triste. Creo que el presidente es un mero representante y los demás deben ayudar en el funcionamiento y tomar decisiones mediante las votaciones.Las votaciones son a manos alzadas y no secretas. Esta es otra forma de impedir que los socios manifiesten libremente su voto o apoyen propuestas.Falta de seriedad en las asambleas y creen que con 1 ó 2 asambleas al año se puede gestionar un coto o tecor.
La administración debería involucrarse más en la gestión de los cotos o tecores; pues debería sancionar a quienes no cumplen la ley y premiar a quienes la cumplen.Estos y otros tantos motivos hacen que los cotos y tecores no funcionen y nos hagan sentir vergüenza a quienes nos consideramos cazadores, enfrentándonos con la sociedad.
También cuando don dinero, política, intereses personales, intereses económicos, etc. entran en la caza esta deja de ser caza y pasa a ser mercantilismo. Nacen así asociaciones, federaciones, etc. que dicen luchar por la caza y los cazadores. Hasta la fecha por lo único que parece que luchan es por sus intereses y por el afán de hacer y mantener socios. Ahora los cazadores pagamos a muchos para no hacer nada por la caza ni por nosotros los cazadores; cuando antes con la simple licencia de caza, permiso de armas, y un seguro se podía cazar libremente en toda Galicia.
Autor: Manuel Villanueva.
Anuncios
Del 27 al 29 de noviembre tendrá lugar, en la salmantina localidad de La Alberca, el I Seminario sobre Gestión y Producción Sostenible de Caza Mayor. El seminario está organizado por la Sociedad Euromediterránea para la Vigilancia de la Fauna Silvestre (WAVES) y cuenta con la colaboración de la Junta de Castilla y León.
La actividad está enmarcada en el ambicioso programa de formación que, sobre gestión y conservación de fauna salvaje y espacios protegidos, desarrolla desde hace más de diez años WAVES y que pretende formar a profesionales interesados en conocer de primera mano la realidad existente en la materia. 
Impartido por profesionales y técnicos relacionados con la gestión cinegética y ambiental, procedentes de administraciones públicas, universidades y empresas del sector, el seminario está orientado hacia estudiantes y licenciados en veterinaria, biología, ciencias ambientales, ingeniería técnica agrícola y forestal, agrónomos, montes, agentes y celadores medioambientales, cazadores, gestores y, en general, a todos aquellos interesados la fauna y el medio ambiente. Más información en la página web del Máster en Gestión y Conservación de Espacios Naturales y Especies Protegidas de la Universidad de León.
Ciudad Real, 26 oct (EFE).- El grupo de investigación en Sanidad Animal del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) ha desarrollado un cebo que permite administrar vacunas contra la tuberculosis a jabalíes por vía oral sin necesidad de capturarlos y manejarlos.
Este grupo ha obtenido estos resultados tras cinco años de investigación sobre el control de la tuberculosis bovina, según ha informado hoy la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que ha precisado que el IREC es un centro mixto de investigación entre la UCLM y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Este cebo-vacuna viene a ser un instrumento importante para la lucha de la tuberculosis bovina, una de las principales enfermedades que afecta a este ganado y que puede ser transmitida al hombre por contacto con animales o por consumo de leche no pasteurizada.
Pese a que esta enfermedad está en vías de eliminación en Europa, a día de hoy se mantiene en algunos animales silvestres que actúan como reservorios naturales, siendo el jabalí el principal reservorio silvestre de la tuberculosis bovina en la Península Ibérica debido a su abundancia, distribución y comportamiento.
Junto a este cebo, el equipo investigador ha puesto a punto un sistema selectivo para la distribución de cebos en el campo, dirigiendo su uso específicamente a rayones de entre dos y cinco meses, edad requerida para su protección.
Los primeros ensayos de vacunación de jabalíes, cuyos resultados se acaban de publicar en la revista científica Vaccine, han demostrado la capacidad de la vacuna para reducir la infección y las lesiones en animales vacunados, en comparación a otros que no lo están.
El reciente experimento ha servido además para identificar biomarcadores de vacunación y de inmunidad en relación con la tuberculosis.
Actualmente, el grupo liderado por los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha y del CSIC Christian Gortázar y José de la Fuente, e integrado además por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y del laboratorio vasco I+D Agria Neiker, trabajan en el análisis de la viabilidad y el coste de la distribución de cebos en condiciones de campo, así como en réplicas a mayor escala de los experimentos de vacunación y reto.
Estos trabajos sitúan a España a la cabeza del desarrollo de procesos biotecnológicos y biomédicos destinados al control de la tuberculosis en el mundo y han podido realizarse gracias al apoyo del banco Santander y la Fundación Marcelino Botín, así como a fondos competitivos de I+D internacionales y nacionales.
Un estudio de la alimentación a partir de sus heces revela que no sienten interés por ovejas, cabras o vacas
R. Romar 23/10/2009
De primer plato, corzo, y de segundo, jabalí. Los lobos tienen muy claras cuáles son sus preferencias culinarias: los animales salvajes, especialmente los corzos, por los que parecen sentir debilidad. Al menos este es el menú preferido de los cánidos que habitan en la sierra ourensana de O Invernadeiro. De sus gustos no hay duda, ya que han quedado acreditados en un estudio elaborado por la investigadora gallega de la Universidad Autónoma de Madrid Isabel Barja tras identificar el tipo de alimento ingerido por los lobos a partir del análisis de sus heces. El examen de 593 excrementos durante cinco años no deja lugar a dudas: el 62,8% de las presas fueron corzos; el 12.6%, ciervos; el 10%, jabalíes; el 7,7%, ovejas, y el 2,9%, cabras domésticas. Solo que a estos datos hay que añadir un importante matiz: los lobos en ningún caso atacaron a los animales domésticos, sino que se alimentaron de su carroña. Lo mismo ha ocurrido con los ciervos, ya que en la época de estudio se produjo una importante mortandad.
¿Qué significa esto? Que, frente a lo que se cree, a los lobos no les atraen ni las cabras, ni las ovejas, ni las vacas, ni cualquier otro animal que esté bajo el abrigo del hombre. «No les interesa ni se fijan en este tipo de presas -explica Isabel Barja-, ellos hacen una selección positiva hacia corzos y jabalíes, lo que significa que los buscan; una selección neutra hacia los ciervos, que les resultan indiferentes, y una negativa hacia el ganado». De hecho, la investigadora recalca que en O Invernadeiro, que conoce bien porque es natural de Campobecerros, «no ha habido ningún ataque a la cabaña ganadera. No les interesa, pese a que tenían a su disposición vacas, caballos, potros y terneros».
Uno de los aspectos más importantes que se desprenden del análisis de la dieta de los lobos es que el consumo de ungulados salvajes y domésticos no depende de su disponibilidad o abundancia, sino que son ellos los que marcan sus preferencias. ¿Por qué? La hipótesis de lo que ocurre en los carnívoros de O Invernadeiro es que se trata de un comportamiento heredado. Pero esta situación no parece coincidir con la de los hábitos de los cánidos de otras partes de Galicia. En zonas de Lugo, por ejemplo, el 90% de sus presas son cánidos. Pero en Galicia en general, las indemnizaciones por ataque al ganado se han triplicado entre los años 2004 y 2007. «De lo que se trataría -explica Barja- sería de extender el modelo de O Invernadeiro a otras zonas de Galicia para transmitir ese aprendizaje que los lobos han adquirido aquí».
FUENTE: LA VOZ DE GALICIA

El acusado atribuye el accidente a que una de las balas “rebotó” en “una roca o en un árbol” y mató a una persona que estaba en la zona LUGO, 21 (EUROPA PRESS) El fiscal mantuvo hoy en sus conclusiones provisionales la petición de cuatro años de cárcel para el cazador J.A.R., de 61 años, que está acusado de un homicidio imprudente grave, por matar a un hombre durante una batida de manera accidental. Sin embargo, el Ministerio Fiscal retiró esta misma acusación contra el jefe de cuadrilla, J.A.R.V., de 39 años, de la batida al estimar que no existe ninguna responsabilidad penal sobre éste. Cuando todo apuntaba a un acuerdo entre todas las partes, finalmente las costas que reclamaba la acusación particular, de 12.000 euros, frenó el pacto, por lo que el fiscal mantuvo los cuatro años de cárcel para cada uno de los imputados durante el juicio que se celebró en la Sala de lo Penal Número 2 de Lugo.
Los hechos tuvieron lugar el 12 de octubre de 2007 cuando los procesados participaban con otros cazadores en una batida de corzo en la modalidad de gancho dentro de los límites del tecor de caza de Goiriz y Samarugo, en la parroquia de San Simón da Costa en el municipio de Vilalba, y, al intentar disparar a un corzo, alcanzaron a un paseante ocasionándole la muerte. El imputado declaró, durante la vista oral, que en ningún momento disparó hacia la carretera, donde fue abatida la víctima, sino hacia el prado que surcaba en ese momento un corzo. Según dijo, primero disparó el jefe de cuadrilla y momentos después el cazador procesado efectuó tres descargas, una de los cuales provocó supuestamente el fallecimiento del paseante que caminaba acompañado de su mujer. REBOTE En su versión de los hechos, mantuvo que es “imposible” que la bala que disparó en dirección al animal alcanzara a la víctima, atribuyendo el accidente a que una de las balas “rebotó” en “una roca o en un árbol”.
El cazador dijo que le avala una experiencia de “más de veinte años”, al tiempo que afirmó que no disponía de un radiotransmisor por el que el jefe de cuadrilla habría avisado de la presencia de gente por las inmediaciones de la cacería a la cuadrilla que participaba en la batida. Tanto la Fiscalía como la acusación particular reclaman una indemnización para la mujer e hijos del fallecido de 150.000 euros.
FUENTE: EL DIGITAL DE MADRID

La Unión de Tecores de Galicia (UNITEGA) quiere sumarse a las condenas que diversos colectivos y entidades están haciendo de los sabotajes de granjas de visones americanos, puesto que este tipo de acciones suponen un grave atentado contra el Patrimonio Natural de Galicia.
A juicio de UNITEGA, este tipo de acciones han pasado de ser hechos aislados a convertirse en sucesos que cada vez se repiten con mayor frecuencia, por lo que pide que las Administraciones y sus Cuerpos de Seguridad, no se limiten únicamente a buscar a los culpables de estos atentados contra nuestro Patrimonio Natural, sino que comiencen cuanto antes a desarrollar una estrategia de prevención que evite nuevos actos delictivos.
Al igual que está sucediendo en los últimos años con los incendios forestales en Galicia, los Cuerpos de Seguridad deben pasar inmediatamente a ejercer una labor disuasoria en las zonas donde se concentren este tipo de granjas industriales, de tal forma que se impida las actuaciones de estos delincuentes ambientales.
Para ello es necesario que se establezcan cuanto antes protocolos de vigilancia alrededor de estas granjas, para lo que se debería contar tanto con los propietarios de las granjas y sus asociaciones, como con las entidades ecologistas y las Sociedades de Cazadores de la zona donde se encuentren ubicadas.
  La Unión de Tecores de Galicia (UNITEGA) se ha sumado a la iniciativa de crear una web donde los cazadores pueden anunciar la pérdida o substracción de sus perros, a pocos días del comienzo de la temporada cinegética en Galicia. El enlace a este servicio se puede encontrar ya en la cabecera de su web http://www.unitega.net.
   Este proyecto, cuya idea ha partido de la UNAC – Unión Nacional de Asociaciones de Caza, es un servicio gratuito que todos los cazadores gallegos pueden usar para denunciar la pérdida o sustracción de sus perros de caza. Cualquier cazador puede poner un anuncio en esta nueva web, enviando un email a elbuscaperros@gmail.com con los datos que considere de interés para informar del suceso a todos los que lo lean, como pueden ser el lugar donde se produjeron los hechos, la raza, si tiene microchip, etc…. El mensaje debe incluir también una dirección de correo electrónico o teléfono de contacto. Además, se pueden enviar las fotos del perro como archivos adjuntos. El anunció se publicará automáticamente en las siguientes 24 horas posteriores al envío del email, aunque en las pruebas que se están realizando con la web estos primeros días, se ha conseguido rebajar este tiempo a menos de la mitad, lo que demuestra que el sistema funciona con total efectividad.
  El nuevo servicio telemático recogerá anuncios de perros perdidos y robados de toda España, lo que sin duda será de gran utilidad para los cazadores, que encontrarán toda la información centralizada en una sola web, facilitando así la recuperación de los perros perdidos o impidiendo la reventa de los perros robados a otros cazadores. La UNAC ha invitados a otras asociaciones de cazadores, armerías y webs dedicadas al mundo de la caza, a que formen parte de este novedoso proyecto, siendo muchas las webs que ya han colgado el logo de “EL BUSCAPERROS: PERDIDOS Y ROBADOS” con su correspondiente enlace.
  Con esta iniciativa, UNITEGA pretende apoyar desde su creación este servicio, ya que está próxima la apertura de la temporada de caza en Galicia el próximo día 18 de octubre.