El Pleno del Senado debatirá la próxima semana un convenio de colaboración entre comunidades autónomas para que las licencias de caza y pesca puedan ser válidas en cualquiera de ellas independientemente de la administración que las expida.
El Pleno de la Cámara Alta tomará conocimiento directo del convenio de colaboración entre comunidades para el reconocimiento recíproco de las licencias de caza y de pesca recreativa en aguas interiores.
En la exposición de motivos del convenio se recuerda que la caza y la pesca se practican en todo el territorio nacional, lo que “exige una colaboración entre el mayor número posible” de comunidades para evitar que los cazadores y pescadores tengan que repetir todos los trámites administrativos cuando deseen realizar esas actividades en otra autonomía.
Por ello, se establece un marco de colaboración para el reconocimiento recíproco de los permisos, que las comunidades pueden formalizar mediante un documento común con efectos interautonómicos.
Hasta el momento, las comunidades que han suscrito el convenio y que a partir de enero de 2010 podrán disponer de licencia interautonómica son las que han reformado sus estatutos: Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla y León, Cataluña y Comunidad Valenciana.
Precisamente, el ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, dimitió después de conocerse que cazó en Andalucía, comunidad para la que no tenía licencia, aunque sí disponía de permiso para practicar esta actividad en Castilla-La Mancha.
Fernández Bermejo cazó los días 7 y 8 de febrero de este año en una finca de Torres (Jaén) sin el correspondiente permiso y dijo que no cayó en la cuenta de que no estaba en Castilla-La Mancha.
FUENTE: AGENCIA EFE
– Consuma la caza tras su inspección veterinaria, especialmente al tomarla como embutido. La carne de jabalí puede transmitir triquinosis.
– Evite la manipulación de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales, poniéndolo en conocimiento de la autoridad competente.
– Utilice guantes en el desuello y posterior manipulación de los animales, hasta que se hayan cocinado.
– Use guantes y mascarillas cuando manipule liebres. Pueden transmitir la tularemia.
– No de vísceras crudas a su perro, estás ayudando a la transmisión de enfermedades (zoonosis) como la hidatidosis.
– Eluda beber agua no controlada sanitariamente, como la de los ríos, arroyos,…
– Extreme las precauciones en el vestuario (botas altas, pantalones largos, manga larga,…) y emplee repelentes contra insectos.
– Acuda a un centro sanitario para que le retiren las garrapatas que tenga fijadas en su cuerpo.
– Ingiera la carne de animales silvestres preferentemente cocinada. La congelación no disminuye el riesgo de contagio.
– Si observa la presencia de animales enfermos, heridos, con comportamientos no naturales o muertos, deberá ponerlo inmediatamente en conocimiento de los responsables de caza y de sanidad animal.
– No deberá consumirse la carne de aquellos animales que antes de su captura tuvieran comportamientos anómalos o se encontraran muertos. Ante cualquier duda sobre el estado sanitario de los animales abatidos debe desecharse su consumo o consultar al veterinario.
– Las piezas una vez cobradas se colgarán facilitando el enfriamiento de las mismas. Igualmente, debe obtenerse la canal lo antes posible y conservarse en frío hasta su consumo.
– En el caso de autoconsumo de aquellas especies que puedan trasmitir triquinosis se debe recoger diversas muestras de cada animal, por lo menos de: músculos maseteros y diafragmáticos, musculatura intercostal y musculatura de la lengua, para su análisis por un veterinario.
– El traslado de las piezas de caza se realizará a la mayor brevedad posible y en las condiciones que favorezcan el enfriamiento de las canales. En el caso de envío a sala de manipulación de caza se transportarán a temperatura inferior a 4 ºC para la caza menor y de 7ºC para la caza mayor.
La alta densidad de ungulados -mamíferos herbívoros con pezuñas- en la Cordillera Cantábrica está provocando la modificación de la típica “serie forestal de la Cordillera” y el agotamiento de las arandaneras, donde los urogallos sacan adelante a sus polladas. Así lo ha afirmado hoy el catedrático de Zoología en la Universidad de León (ULE), Francisco Purroy, en declaraciones a la agencia EFE, quien ha advertido que el impacto de ciervos y corzos en la montaña cantábrica afecta a la regeneración de árboles nobles y a su producción de frutos.
Entre las especies vegetales más afectadas en las zonas de Picos de Europa y Riaño (León), Purroy ha señalado el mostajo, el acebo, el roble albar, el serval de los cazadores y el olmo de montaña, los cuales son consumidos o descortezados con la cuerna de estos ungulados. “Es un impacto que hace que vaya a disminuir en el futuro, tanto la regeneración de estos árboles nobles como la producción de frutos”, ha destacado el experto en aves.
Asimismo, la abundancia de ungulados en la zona provoca que “el tapiz de la arandanera esté bastante rapado, por lo que tiene menos densidad y menos frutos”, ha precisado Purroy. En este sentido, el ave perjudicada es el urogallo cantábrico, ya que es en esa especie de alfombra que hacen los arándanos en el borde de los bosques donde los urogallos sacan adelante a sus polladas, por lo que “si está recomida, es mala para esta especie”, ha explicado el zoólogo.
En la montaña cantábrica, los frutos rojos y carnosos son un manjar para el ciervo y el corzo, que además se comen los arbolitos pequeños y afectan a las cortezas de las especies vegetales con sus cornamentas, hasta el punto de que “lo que no hay, es una regeneración natural sino un cambio de la serie forestal que no es interesante”.
En cambio, los ejemplares vegetales que permanecen son los viejos y talludos, “pero no arbolitos juveniles que los reemplacen”, ha matizado el experto en fauna. Además, al ciervo y al corzo se suma la alta presencia de jabalíes en la Cordillera Cantábrica, considerados también por los expertos como especie-plaga: “son difíciles de controlar porque tienen el potencial reproductivo de un roedor”, ha dicho Francisco Purroy. No obstante, el zoólogo ha recordado que “el ciervo equivale en consumo a una vaca” y, por ello, ha sostenido que es este ungulado el que provoca el mayor impacto en la comunidad vegetal; “es el más destructivo, en definitiva”, ha sentenciado.
FUENTE: AGENCIA EFE

La Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC), se dirigió el pasado 06/05/08 a la Unión Europea, en relación a la Directiva del Consejo de 2 de abril de 1979 relativa a la conservación de las aves silvestres (79/409/CEE).

La UNAC solicitó a la Unión Europea: Las peticiones realizadas por España para la ampliación de las especies cazables y el dictamen del Comité al respecto; las medidas adoptadas por éste; y la modificación de los Anexos para su actualización en beneficio de las aves en general, y en particular que se incluyeran como especies cazables en España la Polla de Agua (Gallinula chloropus) y el Mirlo Común (Turdus merula), especies si incluidas en Francia y Portugal, pero en España no, las cuales no están amenazadas ni tienen riesgo alguno de disminución en los lugares donde viven, por su alto índice de reproducción, natalidad y hábitat, produciendo serios y cuantiosos daños a los cultivos, incluso llegándose a autorizar su caza por ello. El 12/11/09 la UNAC recibió la siguiente respuesta de la Comisión de la Unión Europea:

Resumen de la petición

«El peticionario pide que los derechos de caza en España se amplíen para incluir aves protegidas en virtud de la Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres. La legalización de esta caza quedaría justificada, afirma el peticionario, por su gran número y el alto índice de reproducción.»

Respuesta de la Comisión, recibida el 7 de julio de 2009.

«Dado que todas las aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo de los Estados miembros están protegidas en virtud de la Directiva sobre aves, el plan general de protección de las especies debe aplicarse a cada una de ellas, lo cual debe reflejarse en la legislación de los Estados miembros. Por lo que respecta a la caza, el apartado 3 del artículo 7 de la Directiva sobre aves 79/409/CEE dispone que las especies enumeradas en la parte 2 del anexo II podrán cazarse solamente en los Estados miembros respecto a los que se las menciona.

En España no pueden cazarse las especies Gallinula chloropus ni Turdus merula. Para que fuese posible cazar dichas especies en el territorio del Reino de España, habría de modificarse la Directiva sobre aves. Este proceso implicaría la modificación de la lista que figura en la parte 2 del anexo II de la Directiva 79/409/CEE, de modo que se incluyese a España entre los Estados miembros que pueden autorizar la caza de estas especies de conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 7.

La modificación de la lista de las especies que pueden cazarse sólo podría considerarse en el contexto de una revisión completa de los anexos de dicha Directiva, lo que requeriría la codecisión del Consejo y el Parlamento. Evidentemente, el resultado de tal ejercicio de revisión podría conllevar tanto la inclusión de nuevas especies en las partes 1 y 2 del anexo II como la supresión de determinadas especies en estas listas si su estado de conservación ya no justifica que sigan siendo objeto de caza.

Conclusión

Por el momento, la Comisión no tiene intención de realizar una revisión de los anexos de la Directiva sobre aves. La polla de agua (Gallinula chloropus) y el mirlo común (Turdus merula) no van a incluirse en la lista de especies que pueden cazarse en España (parte 2 del anexo II) que figura en la Directiva sobre aves. No obstante, si en el futuro se decidiese actualizar los anexos, podría volver a estudiarse el caso de estas especies.»

Vista la respuesta de la Comisión, la UNAC entiende como poco ajustado el inmovilismo de la UE por pura prevención injustificada y por meros formalismos de modificación general; también le preocupa que pasados ya 30 años desde que se aprobó dicha Directiva, no hayan mejorado ni empeorado los niveles poblacionales de las aves protegidas a pesar de los cuantiosos medios utilizados y el dinero gastado (zonas ZEPA, prohibición del plomo en zonas húmedas, etc.), y que la Comisión resuma la petición realizada por la UNAC de forma errónea a lo verdaderamente solicitado; y por último espera que no se eternicen las prohibiciones e imposiciones una vez establecidas como hasta ahora, si no son necesarias, algo que va siendo habitual en España y en Europa.

Agentes del Seprona investigan el envenenamiento de varios perros de caza en un coto de Cartelle en la jornada del domingo y que tuvo como resultado la muerte de dos canes de forma prácticamente instantánea, mientras que otros cuatro se van recuperando de la ingesta de la sustancia tóxica que les fue administrada.
Según contaron los dueños de los perros a los guardias civiles, cazadores con más de veinte años de experiencia, empezaron a notar durante la jornada de caza de anteayer que los perros comenzaban a tambalearse y que casi no reaccionaban. Aunque intentaron darles aceite y sal para que reaccionaran, ya nada pudieron hacer por salvar la vida de dos de ellos, que murieron en pocos minutos. Los cazadores contaron que al parecer no es la primera vez que se produce un incidente similar en el coto, mientras el Seprona no tiene demasiadas esperanzas en encontrar a los culpables.
FUENTE: SOFÍA L. – ELFARODEVIGO.ES