¿Que é unha carracha? 
É un parasito externo, artrópodo, pertencente á clase Arachnida e da orde Acarina. As carrachas son parentes afastados das arañas. Son hematófagos, aliméntanse de sangue dos vertebrados. 

Estados da carracha:

Os adultos vense facilmente, pero as larvas e as ninfas non porque son máis pequenas.  

¿Onde viven?
 Encóntranse en áreas boscosas e pasteiros.

¿Transmiten enfermidades?
O primeiro que hai que aclarar é que as picadas de carrachas non sempre supoñen a transmisión de xermes patóxenos, aínda que a simple picada pode comportar efectos adversos. Para transmitir a enfermidade tería que ter parasitado un vertebrado que estivese infectado. A transmisión dos microorganismos patóxenos realízase a través da saliva segregada polas glándulas salivais cando os seus quelíceros perforan a pel e empezan a succionar. Tamén os poden transmitir por productos de refugallo excretados e líquidos excretados polas glándulas coxais.


En caso de picada ¿Como se debe actuar?
Cando se detecta a carracha debe retirarse o antes posible, sen precipitación, pero sen deixar pasar tempo innecesario. 

O que non se debe facer: Débense descartar métodos tradicionais como o uso de alcohol, aceite, vaselina, petróleo, esmalte de uñas ou outros productos, porque crean unha especie de película arredor da carracha que impide que respire, o que parece acelerar a regurxitación de sangue, aumentando a probabilidade de que a carracha, en caso de estar afectada, transmita a infección. Tampouco se deben cortar nin queimar e, sobre todo, non se debe tirar cos dedos esmagando o seu corpo, pois neste momento poderíase favorecer a inoculación de fluídos cos patóxenos desde a carracha ao corpo do hospedador. 


O que se debe facer: A forma máis correcta de retirala é usando unhas pinzas, de punta estreita, de ser posible curvadas, coas que suxeitaremos a carracha o máis preto posible da pel, evitando esmagala. Despois realizaremos unha tracción continua e lenta (poderá levar case un minuto), progresiva, sen excesiva forza, nunca bruscamente, e en perpendicular. Nunca se debe retorcer a carracha. Ao finalizar, sempre se aplicará un antiséptico na zona da picada. Despois, lavaremos ben as mans. Anotaremos a data e a zona da picada da carracha.
Acuda a un facultativo se non puido extraer toda a carracha. Igualmente, consulte se nos días seguintes á picada da  carracha desenvolve:
          Erupción.
          Síntomas pseudogripais.
          Dor ou arrubiamento nas articulacións.
          Inflamación dos ganglios linfáticos.

Como evitar as picadas 
Á hora de visitar áreas boscosas ou de pastos:
          Extreme a vixilancia cando estea cerca de animais nos que se constatase a presenza de carrachas.
          Mantéñase sobre os camiños claros e de tránsito.
          Use camisas de manga longa e de cor clara cos puños abotoados, pantalóns longos, botas cerradas e medias altas.
          Leve a camisa sempre por dentro do pantalón.
          Se ten o pelo longo, mantéñao atado cara a atrás e cúbrao cun sombreiro, meténdoo, no posible, por dentro.
          Revise as roupas e as zonas de pel descuberta (mans, brazos, cara, pescozo, etc.) con frecuencia.
          Evite sentar directamente no terreo ou en muros de pedra.
 Despois de que termine a súa visita:
          Cepille a roupa antes de entrar no local en que se muda.
          Quite a roupa e métaa nunha bolsa.
          Inspeccione o pelo e as zonas cutáneas descubertas.
          A auga e o xabón poden eliminar a carracha na súa pel, pero o máis aconsellable é pasar unha toalliña húmida polo corpo e facer unha autoinspección coidadosa despois do baño.
          Desinsecte o lugar onde se mudan os operarios/as, na primavera ou principios do verán e no verán ou principios do outono.
          Meta durante 20 minutos a roupa que levou posta nunha secadora ou lavadora.

Fotografías incluídas corresponden con Ixodes ricinus, unha das especies máis frecuentes en Galicia.

DESCARGAR TRIPTICO INFOMATIVO: PREME AQUÍ

FONTE: CONSELLERIA DE PRESIDENCIA, ADMINISTRACIÓNS PÚBLICAS E XUSTIZA

Entrevista | Juan José Gómez fernández Presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Ourense

Estamos en plena época de caza del jabalí y pronto empezarán las matanzas caseras de cerdos. Es ahora, por tanto, cuando mayor peligro existe de que la triquinosis se transmita a las personas que consuman carne infectada. Juan José Gómez Fernández explica que esto no ocurriría si se todos los animales fuesen correctamente analizados.

-¿Es habitual esta enfermedad?

-En España aparece todos los años. En una clínica veterinaria de Xinzo apareció en el año 2008 pero la detección no es habitual entre otras cosas porque la gente ha dejado de mirar los cerdos y los jabalíes.

-¿Se ha relajado la aplicación de la obligación de analizar las muestras?

-Se ha relajado mucho. La gente no toma conciencia del peligro que puede tener esta enfermedad. El algo tan cercano que muchas veces no se valora. Tanto los cerdos como los jabalíes deben ser llevados a analizar, pero hay quien no lo hace. Se hacen matanzas domiciliarias y no se toman la precaución de hacer un análisis que no vale más de quince euros.

-¿Qué ocurre si una persona ingiere carne infectada?

-Va en función del número de larvas que ingiera. Al llegar al estómago se liberan y se depositan en los músculos. Después pueden producir unos síntomas u otros y van desde las diarreas, los dolores de cabeza, la fotofobia. Puede ser incluso necesaria la hospitalización del afectado, que puede llegar a morir.

-¿Cómo puede prevenirse la aparición de la enfermedad?

-Yo recomendaría a todo el mundo que congele la carne antes de consumirla porque disminuye mucho el riesgo. Se da la circunstancia de que las larvas resisten al salado y al ahumado y solo desaparecen cuando la carne se somete a altas o bajas temperaturas durante largos períodos. De todas maneras, lo más importante es que toda la carne debe mandarse a analizar antes de consumirla. No hacerlo es una absoluta temeridad.

La Asociación de Cazadores Navarros, ADECANA, aconseja a los cazadores navarros, entre otras cosas, que «eviten una caza indiscriminada que no tenga en cuenta la edad o el sexo de los animales cazados y que practiquen una correcta gestión de las poblaciones de jabalí en sus cotos».
El descenso de las poblaciones de las especies de caza menor, por causas en su mayoría ajenas a la caza, está provocando actualmente que muchos cazadores navarros se dediquen a cazar mediante batidas las especies de caza mayor, principalmente el jabalí. 
Ante esta situación y al comenzar una nueva temporada de caza, la Asociación de Cazadores Navarros, ADECANA, cree necesario dar unos consejos, basados en las experiencias llevadas a cabo desde hace años en otros países europeos (Francia, Alemania, Hungría, etc.), sobre como debe realizarse la caza de esta especie para conseguir unas poblaciones equilibradas y abundantes, minimizando a la vez los daños que producen principalmente a la agricultura y disminuyendo el riesgo de accidentes de tráfico por atropello. 
Las hembras adultas de más de 4 o 5 años son, como en cualquier otra especie animal, las mejores reproductoras, sacando adelante camadas más numerosas que las jóvenes, asegurando la supervivencia de la especie y son las que organizan y guían en su actividad diaria a las manadas de jabalíes. Saben, por experiencia, localizar alimento dentro del monte y son reacias a salir a zonas de cultivo y a atravesar carreteras, al contrario que los grupos de animales jóvenes, sin una hembra adulta que los dirija, que son más aficionados, por inexperiencia y facilidad, a alimentarse en los cultivos y a desplazarse. 
La caza, natural, respetuosa y bien organizada, es imprescindible para la correcta gestión de las especies cinegéticas. Por ello ADECANA aconseja a los cazadores navarros que eviten una caza indiscriminada que no tenga en cuenta la edad o el sexo de los animales cazados y que practiquen una correcta gestión de las poblaciones de jabalí en sus cotos, respetando y evitando cazar en lo posible a los ejemplares adultos, sobre todo a las hembras (que suelen ser quienes encabezan los grupos de jabalíes cuando van perseguidos por los perros en las batidas) y ejerciendo más presión cinegética sobre los animales jóvenes incluso los de ese mismo año (bermejos). Imitando a la gestión que los ganaderos hacen de sus rebaños. 
Con esta sencilla medida conseguiremos en poco tiempo (1 o 2 años), como se ha podido comprobar en Francia y en otros países principalmente centroeuropeos, equilibrar la pirámide poblacional elevando la edad media de los jabalíes que actualmente en Navarra es excesivamente joven (muy pocos sobrepasan los 2 años de vida), aumentar y asegurar sus poblaciones de cara al futuro y disminuir los daños a la agricultura y los accidentes de tráfico que producen.

  1. Manejo y precauciones del animal cazado
  2. Como empezar
  3. Regulación europea
  4. Evisceración
  5. Mantenimiento de la pieza cazada para su consumo

BOE número 148 de 18/6/2010 Real Decreto 715/2010, de 28 de mayo, por el que se complementa el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, mediante el establecimiento de diez cualificaciones profesionales correspondientes a la Familia Profesional Agraria. 

Nivel: 2
CUALIFICACIÓN PROFESIONAL: MANTENIMIENTO Y MEJORA DEL HÁBITAT CINEGÉTICO-PISCÍCOLA 

Competencia general: Realizar trabajos de inventario y repoblación, tanto de especies animales como vegetales, del espacio cinegético-piscícola, así como mantener y mejorar los hábitats de las especies cinegéticas y acuícolas continentales, manejando equipos, máquinas y herramientas, bajo criterios de calidad y rentabilidad económica y cumpliendo con la normativa vigente, incluida la medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

CUALIFICACIÓN PROFESIONAL: PRODUCCIÓN DE ANIMALES CINEGÉTICOS
Competencia general:  Realizar las operaciones de producción de ungulados, aves y lagomorfos con fines cinegéticos, montando y manteniendo las instalaciones, maquinaria y equipos de la explotación, procurando no ocasionar estrés y/o daño a los animales, bajo criterios de calidad y respetando la normativa vigente, incluida la medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

Nivel: 3
CUALIFICACIÓN PROFESIONAL: GESTIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE ANIMALES CINEGÉTICOS 

Competencia general: Organizar y supervisar la producción de ungulados, aves y lagomorfos con fines cinegéticos, así como las instalaciones, maquinaria, material y equipos de la explotación ganadera, gestionando los recursos humanos disponibles, aplicando criterios de calidad, rentabilidad económica y bienestar animal, y respetando la normativa vigente, incluida la medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

CUALIFICACIÓN PROFESIONAL: GESTIÓN DE LOS APROVECHAMIENTOS CINEGÉTICO-PISCÍCOLAS 
Competencia general: Programar, organizar y supervisar los trabajos de inventario y repoblación de las especies animales y vegetales del hábitat natural y de mejora del hábitat de las especies cinegéticas y acuícolas continentales, controlando legalmente las poblaciones de predadores, gestionando los recursos materiales y humanos disponibles, aplicando criterios de calidad y rentabilidad económica, y respetando la normativa vigente, incluida la medioambiental y de prevención de riesgos laborales.

Un animal silvestre ferido precisa atención especializada, require trata-mento sanitario e un manexo coidadoso que rehabilite con éxito o ani-mal e que conclúa cunha solta posterior no medio natural.Segundo o establecido no artigo 52.3 da Lei 42/2007, de 13 dedecembro, do Patrimonio Natural e da Biodiversidade, queda prohibi-do alterar e destruír a vexetación así como dar morte, danar, molestarou inquietar intencionadamente os animais silvestres, sexa cal fose ométodo empregado; esta prohibición inclúe a retención e a captura envivo, recolección e retención dos seus niños, das súas crías ou dos seusovos, estes últimos aínda que estean baleiros. En relación con estes,quedan igualmente prohibidos a posesión, tráfico e comercio de exem-plares vivos ou mortos ou dos seus restos, incluído o comercio exterior.

As ditas prohibicións serán de especial aplicación aos animais silves-tres comprendidos nalgunha das categorías enunciadas no artigo 55.Como unha das excepcións ás ditas prohibicións, no artigo 62.1 da leiestablécese que a caza e a pesca en augas continentais só se poderárealizar sobre as especies que regularmente se declaren como pezas decaza ou pesca, declaración que en ningún caso poderá afectar a espe-cies incluídas no
Listado de Especies en Réxime de Protección Especial.Ao localizar un animal ferido no campo, débese pór en contactoinmediatamente co centro de recuperación de fauna silvestre da súaprovincia ou, no seu defecto, co axente de Conservación da Naturezada zona ou co Servizo de Conservación da Natureza. Logo de estable-cido o contacto, o animal será recollido e trasladado ao centro de recu-peración de fauna silvestre, nun prazo máximo de 24 horas. Baixo nin-gún concepto poderá quedar en posesión do animal.

Durante a espera o máis conveniente é que o animal permanezanunha caixa de cartón do seu tamaño (se as características do animal opermiten) situada nun lugar silencioso, seco e temperado, lonxe depersoas ou outros animais.

Centros de Recuperación de Fauna Silvestre de Galicia

A Coruña: Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “Santa Cruz de Oleiros” – Oleiros. Tfno.: 981 62 62 41
Ourense: Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “Alto do Rodicio” – Maceda. Tfno.: 988 27 00 54 / Grupo de Acción Ecoloxista Outeiro Seoane s/n O CarballiñoTfno.: 988 27 00 54
Lugo: Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “O Veral” – Estrada de Friol-Lugo. Tfno.: 982 20 77 05
Pontevedra: Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “Cotorredondo” – Vilaboa. Tfno.: 986 68 02 38 / 908 08 69 05
La Resolución de 26 de noviembre de 1998 de la Dirección General de la Guardia Civil, determina las medidas de seguridad mínimas que deben reunir las cajas fuertes, armarios o armeros para guardar las armas en domicilios particulares, determinando expresamente en su apartado segundo lo siguiente: “Los grados de seguridad especificados en los apartados primero y segundo anteriores, deberán acreditarse mediante certificación expedida por entidad autorizada al efecto por el Ministerio de Industria y Energía”.

Dicha Resolución establece que para las armas referidas en el artículo 133.2.b) del Reglamento de Armas (armas legalizadas con licencia “F”), deberán reunir, al menos, el grado de seguridad Clase III, establecido en la tabla 1 de la norma UNE EN 1143-1, o el grado de seguridad C que se establecía en el punto 5.1.2 de la UNE 108-110-87.

La Norma UNE-EN 1143-1 anula y sustituye, entre otras, a la norma UNE 108-110-87, por lo que aquellos armeros que reúnen el grado de seguridad “C”, cumplen con la normativa siempre que hayan sido adquiridos con anterioridad al 5 de diciembre de 1999, fecha en la que finalizó el periodo transitorio establecido en la citada Resolución.

Por consiguiente, si la adquisición se ha efectuado con posterioridad al 5 de diciembre de 1999, el armero deberá reunir los requisitos establecidos en la mencionada norma UNE EN 1143-1, que se acreditarán mediante la correspondiente certificación (documentación que acompaña al armero) expedida por una de las entidades autorizadas por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.