Los trabajos desarrollados durante la tesis doctoral Leticia Castillo (Universidad de Extremadura), dirigida por Juan Carranza (director de la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Universidad de Córdoba) y Pedro Fernández-Llario (Investigador de la Universidad de Extremadura), han determinado la prevalencia deCoxiella burnetii en poblaciones de ciervo ibérico salvaje, y cómo los diferentes manejos cinegéticos y las densidades pueden afectar a su extensión. 

En este estudio, el equipo de investigación analizó 137 ciervos abatidos en monterías de tres áreas de Extremadura y Andalucía (Monfragüe, Sierra de San Pedro, y Sierra de Hornachuelos, respectivamente), elegidas por la utilización ganadera, cinegética, o mixta, y por sus principales manejos sobre las poblaciones de ciervo. «Obtuvimos una prevalencia media del 3,64%, y encontramos por primera vez casos positivos en dos de las tres áreas estudiadas», señala Leticia Castillo, autora principal del estudio. 

La mayor prevalencia (es decir, un 11%) se obtuvo en la zona que tenía un uso mixto, cinegético y ganadero. «A pesar del uso mixto, el contacto entre la población silvestre y doméstica es escaso, por lo que el contagio puede producirse por vía indirecta a través de garrapatas», aclara Castillo. 

En la región con uso exclusivamente cinegético la prevalencia en las poblaciones salvajes fue del 2,3%, lo que muestra una afección de esta bacteria patogénica intracelular «aún baja» en individuos silvestres. «La presencia de Coxiella en las poblaciones de ciervo parece mantenerse en baja prevalencia a pesar de que puedan encontrarse en densidades relativamente altas en estas zonas», manifiesta la investigadora. 

A través del presente estudio los científicos han encontrado indicios de abortos tempranos con reabsorción en los ciervos salvajes, como ocurre en los vacunos, contrariamente a los pequeños rumiantes que presentan abortos tardíos. Coxiella burnetii es una bacteria que puede producir patología en animales silvestres y domésticos. La transmisión de este microorganismo se realiza de dos maneras diferentes: una directa, sobre todo en especies domésticas, a partir de residuos de abortos, de secreciones infectadas o vía aérea, y una indirecta a través garrapatas en animales silvestres. 

En el caso de la transmisión de la bacteria a humanos, las personas en contacto directo con poblaciones animales como pueden ser granjeros, personal de los mataderos o veterinarios son los que más riesgo sufren de contraer la fiebre Q, por lo que se convierte en necesario el estudio de la dinámica de esta enfermedad en poblaciones de ciervos mediterráneos.


FUENTE: CLUB CAZA
Anuncios
ENTRAR: PINCHA AQUÍ

AXENCIA GALEGA DE DESENVOLVEMENTO RURAL
Resolución do 15 de setembro de 2010 pola que se fai público o resultado do proceso de selección da convocatoria para subvencións a proxectos dinamizadores das áreas rurais de Galicia correspondentes ao ano 2010.
Por Resolución do 15 de decembro de 2009 aprobáronse as bases reguladoras das subvencións aos proxectos dinamizadores das áreas rurais de Galicia e convocáronse as correspondentes ao ano 2010 (DOG nº 250, do 24 de decembro). Por Resolución do 20 de agosto de 2010 (DOG nº 174, do 9 de setembro) ampliouse o prazo de execución e justificación dos investimentos vinculados aos proxectos subvencionados no marco da Resolución do 15 de decembro de 2009, e se incrementou a dotación orzamentaria aprobada inicialmente en 8.384.000 euros.
A dotación orzamentaria é a seguinte: Medida Importe 311 600.000, 312 4.458.000, 313 1.440.000, 32110 3.899.557, 32120 1.002.443, 323 600.000, Total 12.000.000. O artigo 15 da Lei 9/2007, do 13 xuño, de subvencións de Galicia, dispón que o órgano concedente publicará no diario oficial correspondente as subvencións concedidas. Pola súa banda, o artigo 13 da Lei 4/2006, do 30 de xuño, de transparencia e boas prácticas, exixe publicar na páxina web a concesión das subvencións. De acordo co anterior,

RESOLVO:
Facer público, no Diario Oficial de Galicia e na páxina web de Agader http://agader.xunta.es, o resultado do proceso de concesión das subvencións a proxectos dinamizadores das áreas rurais de Galicia para o ano 2010, convocadas por Resolución do 15 de decembro de 2010. Santiago de Compostela, 15 de setembro de 2010. Antonio Crespo Iglesias Director xeral da Axencia Galega de Desenvolvemento Rural

D10-31300-1035 Proxecto de dinamización turístico-cinexético no oriente Ourensán .Aproca (Asociación de Propietarios Rurais e Produtores de Caza de Galicia) Orzamento aceptado: 100.000,00 €. Puntuación: 40. % axuda: 46,71. Importe axuda: 30.000,00 €

FONTE: D.O.G. do 22/09/2010

En la inmensa mayoría de los casos, para los accidentes de tráfico provocados por animales silvestres no hay ninguna indemnización. El propietario del vehículo siniestrado tiene que hacerse responsable de los desperfectos. Pero hay excepciones. Y una es la Diputación de Pontevedra, a quien el Tribunal Supremo acaba de ratificar una sentencia que le condena a pagar 3.067 euros de indemnización a una conductora cuyo vehículo quedó dañado tras atropellar a un jabalí. El accidente se produjo el 4 de febrero de 2007, en la carretera EP 7201 (Cachafeiro-Silleda), de la que es titular la Diputación de Pontevedra. La propietaria reclamó una compensación por responsabilidad patrimonial y un juzgado de Pontevedra le dio la razón y condenó a la corporación provincial a pagarle 3.000 euros. La sentencia encontró a la Diputación de Pontevedra responsable por no señalar ese tramo de la carretera con una señal de tráfico que alertara el paso de animales. La corporación provincial no aceptó la sentencia y presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, argumentando que por ese tramo de la carretera no se habían producido más accidentes y que tampoco era un paso habitual animales. Pero sus apelaciones no convencieron al Supremo, que en una sentencia del pasado 26 de febrero ratifica la indemnización a la conductora y además condena a la Diputación al pago de las costas del juicio, otros 3.000 euros.
FUENTE: EL FARO DE VIGO
O Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de Oleiros (A Coruña), que depende da Dirección Xeral de Conservación da Natureza da Consellería do Medio Rural, recibiu en 2009 un total de 639 animais, dos cales algo máis da metade foron recuperados e devoltos ao seu medio natural. Neste centro –un dos catro que dependen da Xunta, un por cada provincia– o pasado ano recuperáronse e reintegráronse ao seu ecosistema 325 exemplares, o que representa o 51% do total de animais ingresados.
A meirande parte dos animais tratados no centro o pasado ano foron aves (un 77,9%), cifra semellante á de exercicios anteriores. Entre as aves, as máis frecuentes foron as acuáticas e mariñas (un 35,7% dos ingresos totais), seguidas de preto polas rapaces (un 35,5%). En canto ás causas destes ingresos, a maioría foron traumatismos indeterminados (nun 22,7% dos casos), seguidos dos atropelos (nun 18,2%). Outros motivos foron as caídas dos niños, capturas accidentais ou feridas por disparos.
Hospitais para a fauna
Os Centros de Recuperación de Fauna Silvestre da Consellería do Medio Rural funcionan como auténticos “hospitais” para a fauna autóctona, nos que se procura a recuperación completa dos animais e a súa posterior devolución á natureza, ademais da supervivencia a longo prazo e reprodución no medio natural. Neles lévase un rexistro de entradas e saídas con tódalas características dos animais admitidos e da súa situación.
Co traballo desenvolvido nestas instalacións é posible elaborar estatísticas completas das causas de admisión e porcentaxes de recuperación e liberación, co fin de identificar e corrixir os problemas principais que afectan negativamente á fauna no propio medio natural.
Información, vixilancia e investigación
Ademais de realizar estas tarefas, os centros poden funcionar tamén como fontes de información epidemiolóxica; puntos de vixilancia de saúde pública; fontes de información en investigación; centros de asistencia en grandes catástrofes; centros de educación ambiental ou centros de conservación de especies ameazadas.
En todo caso, cómpre salientar que estes centros non son lugares de recollida e tratamento de animais domésticos nin tampouco zoolóxicos, polo que non están concibidos e deseñados nin para recoller animais domésticos abandonados nin para acoller visitas de público en xeral.
En caso de atopar un animal silvestre ferido ou enfermo
Un animal silvestre ferido ou enfermo precisa atención e coidados profesionais, que se lle poden prestar nun Centro de Recuperación, para poder retornar de novo ao medio natural. No caso de atopar un exemplar neste estado, o primeiro que hai que facer é comprobar que se trata dun animal silvestre e que realmente necesita axuda. A continuación, dar aviso inmediatamente a un centro ou servizo de asistencia, para que sexa trasladado ao Centro de Recuperación correspondente.
Convén anotar tódolos datos que sexa posible do punto de recollida exacto (localización, lugar, concello, etc.), a hora na que foi atopado e o seu estado no momento da recollida. É moi importante facer entrega desta información escrita á persoa que recolla o animal, para que os expertos poidan aplicar o tratamento correcto e, sobre todo, para que sexa devolto ao seu punto de orixe cando estea restablecido.
Centros de Recuperación
  • CRFS de Santa Cruz de Oleiros (Oleiros-A Coruña). Teléfonos: 981 626241 / 690 634708 / 686 252554
  • CRFS de O Veral (Lugo). Teléfonos: 982 207705 / 649 668922 / 649 668923
  • CRFS Alto do Rodicio (Maceda-Ourense). Teléfonos: 988 302051 / 628 358652
  • CRFS de Cotorredondo (Vilaboa-Pontevedra). Teléfonos: 986 680390 / 606 656017
  • CEMMA (Coordinadora para o estudio dos mamíferos mariños). Apartado 15 – 36380 Gondomar. Teléfono de contacto: 686 989008.
Outros contactos e teléfonos útiles no caso de atopar un animal silvestre ferido ou enfermo son os seguintes: Servizo de Protección da Natureza (SEPRONA) da Garda Civil. Tel.: 062; Centro de Atención de Emerxencias de Galicia. Tel.: 112.
FONTE: NOVAS DA XUNTA

Para conciliar el interés de la pervivencia del lobo con el de la actividad ganadera la Consellería de Medio Ambiente destinará 110.000 euros a pagar subvenciones por los daños que causa esta especie sobre el ganado vacuno, ovino, caprino y equino. Los ganaderos mariñanos afectados por estos ataques pueden solicitar las correspondientes ayudas, aunque los que residen en los concellos de Alfoz, O Valadouro y Ourol recibirán hasta un 30% más de subvención al haber sido incluidos en la zona 1 del proyecto del Plan de Xestión do Lobo en Galicia. Dentro de este apartado también figuran los municipios lucenses de Abadín, Baralla, Friol, Guitiriz, Muras, O Corgo, O Incio, O Páramo, Samos y Triacastela «dada a maior densidade e os ataques reiterados constatados nos últimos anos».
Para ser beneficiario de esta orden de subvenciones los granjeros deben poseer una explotación incluida en el Rexistro Xeral de Explotacións Gandeiras de Galicia, estar identificado y saneado, a excepción del ganado caballar que solo deberá estar identificado individualmente. Las ayudas contempladas en esta orden comprenden los daños denunciados desde el pasado 1 de octubre hasta el próximo 30 de septiembre.
Desde la Consellería de Medio Ambiente defienden la presencia del lobo en los montes como exponente de la biodiversidad y como un elemento destacado en el equilibrio biológico del medio en el que se desarrolla. No obstante, reconocen que sus necesidades alimenticias entran en conflicto con los intereses ganaderos. Las ayudas de Medio Ambiente contemplan las muertes de las reses y, en el caso de los animales heridos, la subvención se estimará en función de los gastos veterinarios producidos y acreditados. El sacrificio eutanásico se podrá equiparar a la muerte y no se indemnizará la atención veterinaria.
Especies y razas
El importe de las ayudas contempladas en la orden de la Xunta oscila entre los 26 y los 1.635 euros, dependiendo de la especie, la clase y edad. Entre otras, destaca el pago de 102 euros por un ejemplar de ovino adulto de calidad normal, cifra que se incrementa hasta los 124 euros si es de calidad selecta. Las ayudas más cuantiosas son las que corresponden al vacuno. Para vacas de menos de 6 años de razas autóctonas (cachena, caldelá, vianesa, limiá y freiresa) se contemplan ayudas de 1.635 euros. Por el mismo ejemplar de rubia gallega, el ganadero percibirá 1.090 o 1.452 si es de vacuno lechero, según confirmó ayer el delegado provincial de Medio Ambiente, Eduardo Vidal.
FUENTE: María Cuadrado. LA VOZ DE GALICIA ; d.o.g. CON LA ORDEN DE AYUDAS
La Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León, en su artículo 8, señala: «los bienes muebles e inmuebles y actividades integrantes del Patrimonio Cultural de Castilla y León, que reúnan de forma singular y relevante las características del artículo 1.2 de esta Ley serán declarados Bienes de Interés Cultural.»
Artículo 1.2 «Integran el Patrimonio cultural de Castilla y León los bienes muebles e inmuebles de interés artístico, histórico, arquitectónico, paleontológico, arqueológico, científico o técnico. También forman parte del mismo el patrimonio documental, bibliográfico y lingüístico, así como las actividades y el patrimonio inmaterial de la cultura popular y tradicional.
De acuerdo con la definición de Patrimonio Cultural inmaterial adoptada en 2003, en la Convención para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, de la UNESCO, se entiende por patrimonio cultural inmaterial: “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas –junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes– que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. A los efectos de la presente Convención, se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio cultural inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible».
El procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural se regula en el artículo 9 y siguientes de la mencionada Ley, desarrollándose en el Título II, Capítulo I del Decreto 37/2007, de 19 de abril, por el que se aprueba el Reglamento para la Protección del Patrimonio Cultural de Castilla y León. De acuerdo con dichas normas, la declaración de Bien de Interés Cultural requiere la previa incoación y tramitación del expediente administrativo por la Consejería competente en materia de cultura.
Por cuanto ha quedado expuesto, de acuerdo con las pautas de actuación establecidas, en el plan básico de protección para el acrecentamiento del patrimonio protegido, previsto en el Plan PAHIS aprobado por Acuerdo 37/2005, de 31 de marzo, de la Junta de Castilla y León, y de conformidad con lo establecido en los artículos 39 y 40 del Reglamento para la Protección del Patrimonio Cultural de Castilla y León, aprobado por el Decreto 37/2007, de 19 de abril, esta Dirección General de Patrimonio Cultural resuelve:
Primero.–Incoar procedimiento de declaración como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial la Cetrería en Castilla y León, conforme a la descripción que se adjunta como anexo a esta resolución.
Segundo.–Si durante la tramitación del procedimiento se demostrara que el bien no reúne de forma singular y relevante las características del artículo 1.2 de la Ley 12/2002, de 11 de julio, pero mereciera una especial consideración por su notable valor cultural y, por tanto, susceptible de ser incluido en el Inventario de Bienes del Patrimonio Cultural de Castilla y León, se continuará el expediente siguiendo los trámites previstos para su inclusión en dicho Inventario, conservando los trámites realizados.
Valladolid, 6 de julio de 2009.–El Director General de Patrimonio Cultural, Enrique Saiz Martín.

FUENTE: BOE (Ver texto completo)